Estás en
Home > Cultivos de invierno

Los cultivos de invierno son una excelente opción de dar continuidad a nuestra pasión por la horticultura. Quede claro que este artículo va dirigido a personas amateur que cultivan solo en primavera y verano. En algunas ocasiones solemos abandonar el cultivo cuando las últimas cosechas del periodo estival finalizan. Si piensas que en otoño-invierno hay pocas opciones de cultivo te diré que estás en un error. Te ofrecemos algunas recomendaciones para que puedas seguir disfrutando de tu huerto. En periodos invernales también hay mucho que hacer. Te exponemos, a continuación, algunas sugerencias.

 


Cultivos de Invierno

 Cultivos de Invierno (Coles)

La preparación y planificación de nuestros cultivos de Invierno son una parte fundamental de cara a obtener los resultados deseados. Debemos centrarnos en los dos meses más importantes que son Agosto y Septiembre. Son los meses en que empezará a disminuir el calor y, por tanto, el periodo en que las plantas se centrarán más en la raíz que en las hojas. Además conviene decir que los resultados que obtengáis pueden variar en función de muchos factores. El clima, la humedad en el aire o la calidad de la tierra son algunos de los muchos que intervienen en el desarrollo de nuestros cultivos. Como consecuencia, cada horticultor debe conocer las características de su entorno para adecuar en lo posible una óptima planificación.

 Coles

En España disfrutamos de Inviernos poco agresivos. Las coles, en este clima se desarrollan fácilmente y, escogiendo correctamente las variedades, podríamos cultivarlas durante todo el año. Aunque la mejor época para sembrarlas es siempre al final del Verano. Su resistencia al frío en una de sus características fundamentales y su desarrollo está. por tanto, garantizado. Es importante observar que cada año es propicio para una gran cantidad de cultivos pero, a veces, no lo es para alguna de las especies cultivadas. Esto ocurre tanto en cultivos estivales como invernales.

Cultivos de Invierno

 Coles de hoja

Las coles de hoja como el repollo, la lombarda o las rizadas y otros cultivos de Invierno deben formar un cogollo de un tamaño aceptable antes de la llegada de los fríos. En estas fechas, estas variedades tienen muy poca tendencia a echar flor o, dicho de otra manera, espigarse. Dado su lento crecimiento, su recolección se puede hacer poco a poco, proveyéndonos en Invierno de manera constante.

 Coles de flor

La coliflor, el romanescu y el brócoli, entre otros, conviene plantarlos a principio de Agosto. Durante su desarrollo inicial adquieren el tamaño adecuado para su trasplante. Una plántula de al menos 15 cm de altura ya estaría lista para su trasplante. Conviene realizarlo conservando un poco de cepellón de la tierra en la que ha crecido pegado a sus raíces. Estas especies suelen tener su mejor momento de recolección entre los meses de Octubre y Noviembre. También es bueno escalonar su siembra con un intervalo de unos 20 días. De esta manera nos aseguraremos de obtener una recolección periódica y podremos disponer de esta hortaliza durante el Invierno. Otra de las técnicas es sembrar especies de distinto ciclo. Esto quiere decir que su tiempo de recolección es distinto y podremos consumir diferentes especies en distintos meses.

Cultivos de Invierno (De hoja)

Por supuesto que disponemos de muchas más variedades para realizar cultivos de invierno. Entre los cultivos de hoja están la lechuga, la escarola, la acelga y la espinaca, además de muchas más especies. Para proveernos en los meses invernales de todas estas especies basta con una buena planificación. Se recomienda hacerlo también de forma escalonada ya que tienen ciclos de reproducción relativamente cortos en alguna de estas variedades.

Acelgas y espinacas

El cultivo de la acelga al igual que el de la espinaca es bastante sencillo. No es necesario sembrarlo en semilleros ya que son de fácil arraigo directamente en la tierra. Estando sembradas anteriormente en nuestro huerto, tenemos asegurada la cosecha anual. Estas dos especies crecen fácilmente a partir de la semilla esparcida por el viento a partir de la flor cada año, brotando indiscriminadamente. Si queremos tener una cosecha de hojas grandes conviene clarear aquellas que nacen unas muy próximas a otras dejando crecer las más sanas. Se cosechan de hoja en hoja cortando estas por la base de la penca o nervio central.

Cultivos de Invierno

Lechugas

Con una amplia variedad de esta excelente hortaliza dispondremos de un huerto realmente colorido. Como ventaja cabe resaltar que puede ser cultivada en cualquier época del año. Aunque hay que tener en cuenta que en periodos estivales es necesario protegerlas del sol y del calor por su rápida conversión a flor. Aunque las protejamos de los rayos del sol, el calor también favorece su rápido crecimiento por lo que es difícil evitar que se espiguen. Conviene que el lugar de cultivo permanezca lo más fresco posible y no podremos evitar una recolección prematura. Por el contrario, en los meses frío este crecimiento se ralentiza y las hojas se concentran en la parte inferior dando lugar a especímenes realmente espectaculares.

Cultivos de Invierno

 Escarolas

La escarola es una de las variedades que mejor aguantan el Invierno. Pueden suplir perfectamente a la lechuga en determinados periodos. Los mejores para su siembra son entre Septiembre y Noviembre. Más tarde facilitaría su crecimiento a flor y no sería un buen comestible. Como todas las hortalizas de hoja necesitan un espacio suficiente para obtener un óptimo crecimiento. La parte más tierna de la escarola son las hojas centrales que son de color blanquecino. Una de las formas de conseguir esto es atar las hojas exteriores sobre la parte interior para evitar la entrada de sol e impedir la coloración de la misma.

Cultivos de Invierno

 

Cultivos de raíz

Entre los cultivos de Invierno se encuentran los cultivos de raíz o tubérculos son otra fuente inestimable de minerales, proteínas, vitaminas, fibra y mucho más. Como verdaderos tesoros de la Naturaleza son los encargados de acumular los nutrientes que serán utilizados como reserva de la planta. Se recolectan en diferentes épocas del año y constituyen un amplio abanico de beneficios para nuestro organismo.

Cultivos de Invierno

 Nabos y familias derivadas

La mejor época para cultivar este tipo de tubérculo es a finales de Verano y principios de Otoño. Realizaremos siembra directa sobre el suelo de nuestra huerta a poca profundidad procurando no concentrar mucho la semilla. Lo haremos a chorrillo, es decir, haciendo hileras separadas de 20 a 30 cm para proveer de un espacio de expansión al tubérculo. Este tipo de cultivos de Invierno no requiere de mucho riego excepto después de la siembra. La Primavera es, también, un buen momento para sembrarlo pero se hace necesario controlar más la humedad del suelo.

 Remolachas

En este tipo de cultivos de Invierno también podemos hacer siembras directas durante todo el año. El sembrado se realiza en los caballones o montículos que quedan entre los surcos después del arado. Estos no deben ser muy altos para que la humedad llegue bien a los tubérculos. Como en todos los cultivos de Invierno, es importante clarear las plántulas eliminando los ejemplares más sanos y desechando el resto.

 Zanahorias

Sobre este tipo de cultivos de Invierno podemos decir que el mejor periodo de siembra es a finales de Agosto. Las cálidas temperaturas de final de Verano favorecerán de forma notable su crecimiento. La ventaja es que una vez comienzan los primeros fríos, el tubérculo detendrá su crecimiento y se conservará en perfectas condiciones. Esto permitirá recolectarlo de forma escalonada y nos proveerá durante gran parte del Invierno.

 Liliáceas

Uno de los mejores cultivos de Invierno que podemos realizar en esta época del años es el de las liliáceas. Por su extensa variedad disponemos de una fuente inagotable de salud. Existen unas 4500 especies repartidas por todo el mundo. Hablaremos de tres de las variedades más conocidas como son el ajo, la cebolla y el puerro. Una gran cantidad de liliáceas contienen propiedades curativas, comestibles y medicinales. Son inmejorables como preventivos de muchas enfermedades y se recomienda incluirlas en tantos platos como sea posible.

 Ajos

Es el rey indiscutible de las liliáceas por su gran aporte de nutrientes y pocas calorías. entre los beneficios que nos aporta está la vitamina C, vitamina B6 y manganeso. Reduce el colesterol, es antibacteriano, antiséptico y depurativo. La época idónea para su siembra es a partir del mes de Septiembre. Se realiza también en caballones de poca altura. Disponemos de variedades suficientes para poder tener cosechas escalonadas. Las más comunes son el ajo menorquín (siembra en Septiembre), el ajo chino (siembra en Octubre) o el ajo morado (a partir de Noviembre).

 Cebollas

La cebolla es otra excelente liliácea por su gran aporte de carbohidratos, fibra, vitamina C, potasio, calcio, fósforo y un alto porcentaje de oligoelementos, así como fitoquímicos y una larga lista de propiedades más. Su primera época de siembra es en Septiembre pero se puede repetir en Enero. Es aconsejable iniciar la siembra en invernadero y la turba es un excelente sustrato para asegurarse un óptimo crecimiento. De esta manera obtendremos el cebollino sano que podrá trasplantase al mes y medio aproximadamente, cuando alcance una altura de unos 25 cm. Dependiendo de los nutrientes de la tierra podremos recolectar en 5 o 6 meses.

 Puerros

Entre los cultivos de Invierno se encuentra el puerro. Otra beneficiosa liliácea que nos aporta fibra, ácido fólico, vitamina B9, calcio, potasio, vitamina C, reducen el riesgo de padecer cáncer, reducen el colesterol, diurético y antiartrítico. Existen variedades adaptadas a distintas estaciones pero es un gran amante del frío. La mejor época de siembra es en los meses de Septiembre y Octubre. Una de las ventajas del puerro es que no sube a flor por lo que podremos sembrarlos sin escalonar. Irán cogiendo un grosor adecuado de Febrero a Mayo. No se recomienda sembrarlos en los meses calurosos porque tienden a podrirse.

 Leguminosas

Las leguminosas como las habas, los guisantes y derivados son otra interesante opción para realizar cultivos de Invierno. Utilizadas en gastronomía en infinitas recetas nos aportan una gran cantidad de proteínas, hidratos de carbono, fibra, hierro, vitamina B. Además casi carecen de grasas ya que no contienen más de un 4% en su composición. Las alubias,  las lentejas y los garbanzos son las especies, dentro de este grupo, de mayor importancia en nuestra alimentación.

Cultivos de Invierno

 Habas y guisantes

La habas y lo guisantes son dos leguminosas de gran versatilidad. Para comerlas crudas o guisadas, incorporarlas en un gran número de platos por su aporte de proteínas. Disminuyen la lipidemia  y la colesterolemia, son ricas en fibra, ácidos nucleicos, vitaminas B y C, caroteno, fósforo y calcio. Puede iniciarse su siembra desde finales de Agosto hasta Noviembre. Como en casi todos los casos, encontraremos muchas variedades que podremos escalonar para obtener esta excelente leguminosa en varios periodos del año.

 

Sumario
Fecha de revisión
Artículo
Cultivos de invierno
Puntuación
51star1star1star1star1star
Top
Show Buttons
Hide Buttons