Estás en
Home > Crear un huerto urbano

Un huerto urbano es una opción muy práctica si dispones de un rincón en tu terraza. Podrás permitirte el lujo de disfrutar de alimentos cultivados por ti. Sabemos que el espacio para tener tu propio huerto debe ser mayor que el que nos proporcionan la mayoría de las terrazas. Aún con eso, no debemos menospreciar la posibilidad de crear nuestro propio cultivo. En una mesa relativamente amplia, en jardineras o en el suelo, una vez preparada la zona. En este artículo vamos a centrarnos en crear nuestro huerto urbano en un contenedor de tela. Veremos como realizar una plantación de hortalizas.

 Huerto urbano – Plantación de hortalizas

 

Crear un huerto urbano

 

 Primeros pasos

Podemos utilizar cualquier recipiente con un tamaño razonable, asegurándonos de que será resistente a la humedad. También debemos tener en cuenta que debe de disponer de agujeros de drenaje en la parte inferior. Existen varias formas de hacer un primer tratamiento del mismo para proceder a su uso. Puedes usar pinturas o tejidos fabricados, exclusivamente, para este tipo de huerto. Aunque en la imagen podremos observar hortalizas tales como acelga, repollo, cebolla, lechuga o escarola, existen muchas variedades que puedes cultivar. Te ofrecemos para ello nuestras herramientas de jardín.

 

 La preparación del terreno

¿Qué tierra debemos utilizar para que nuestras plantas crezcan sanas?. Hoy en día podemos adquirir diversos tipos de tierra en los establecimientos que se dedican a este tipo de actividades. Pero mi consejo es que pruebes una combinación de alguna de estas tierras cargadas de nutrientes con tierras corrientes. Estas últimas puedes encontrarlas en el campo. Con la experiencia aprenderás a distinguir una tierra buena de una mala. También puedes hacer la siguiente prueba:

  Ve al campo con una piqueta y haz un pequeño agujero en el suelo. Coge un puñado de tierra en tu mano y apriétala. Habitualmente la tierra que nos interesa siempre es oscura y con un olor característico. Una vez apretada abre la mano y comprueba que la tierra conserva la forma que le has dado y después desmenúzala. Debe de deshacerse bien y quedar suelta.

 

 La mezcla

Te recomiendo que mezcles las dos tierras a partes iguales si quieres unos resultados óptimos. La tierra cargada de nutrientes aportará un beneficio nutricional extra a tus hortalizas mientras que la tierra corriente retendrá algo el crecimiento pero sintetizará mejor las propiedades de la planta. De esta manera te aseguras que tus plantas estén bien alimentadas pero, al mismo tiempo adquieran un sabor que solo puede darnos la Naturaleza con sus recursos básicos. Te aseguro que, hoy en día, ese sabor puro y natural solo está al alcance de unos pocos que tienen el privilegio de poder cultivar su huerto urbano, aunque este sea pequeño.

 

 Ahora viene lo mejor

Ya tienes todo lo necesario. Es hora de decidir qué quieres cultivar. Para ello debes tener en cuenta el tamaño de tu huerto urbano y el de las hortalizas que vas a cultivar. No es bueno que la distancia entre las plántulas sea menor que la que existirá entre ellas cuando hayan crecido y se puedan recolectar. Todo ser vivo necesita su espacio para desarrollarse. Si las juntas mucho llegará el momento en que la densidad sea tal que solo podrán crecer hacia arriba buscando la luz. Esto será contraproducente porque su desarrollo debe producirse también a lo ancho. Recuerda que esto es un detalle muy importante.

Sumario
Fecha de revisión
Artículo
Crear un huerto urbano
Puntuación
51star1star1star1star1star
Top
Show Buttons
Hide Buttons